jueves, 6 de mayo de 2010

“He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.”. Amos cap. 8 versos 11 y 12.

Debido a que la Gran Mayoría de las personas que habitan la tierra, no Obedecen a Dios, de la manera que El lo ha Mandado en su Santísima Palabra, la Santa Biblia; Debido a que El les manda un Predicador allí, otro Predicador allá, y ellos, en su mayoría, No hacen caso; Debido a que ellos No quieren venir a la luz del Evangelio, para que sus malas obras no sean reprendidas; Debido a que ninguno, tiene de forma natural y voluntaria, deseo de Escuchar la Palabra Gloriosa de Dios; El Promete Enviarles Hambre y Sed, pero de Sus Palabras; El Promete producir dentro de cada persona una Ansiedad tan fuerte, que la compara con la que se siente por la comida y por el agua.


En otras palabras, ustedes que no quieren Escuchar mi Voz ni Obedecerme; ustedes que dicen que pueden vivir, y vivir bien sin Mis Palabras; sí, a ustedes, les enviaré un Deseo tan fuerte por Mis Palabras que irán de un lugar a otro, de un barrio a otro, de una ciudad a otra, de un país a otro, de un continente a otro; para que vean que Yo Soy el Único Dios; que Yo Soy el Todopoderoso, y Todo lo que quiero lo Hago, y esto, en cualquier lugar existente, como lo he dicho en Salmos 135 verso 6: “Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.“

Pero, como castigo, por No haber hecho caso a tiempo a sus Palabras, por no Obedecerle, Dios añade: “y no la hallarán.” Dice Dios: Debido a que en el momento que Yo lo consideré Oportuno, Adecuado y Pertinente, la Gran Mayoría de seres humanos pecadores, No atendieron mis palabras para ponerlas por obras; no la escucharon para Obedecerla; sino que mas bien, la han echado tras sus espaldas y no le hicieron caso, ellos buscaran Mis Palabras, en medio de su Ansiedad, y de las situaciones aflictivas que les enviaré, y No la Hallaran.

“Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería Yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.” Dice Dios en Salmos 50 verso 21

Y en el verso 22 del mismo Salmo, Proclama con Voz Tronante: “Entiendan ahora esto, los que se olvidan de Dios, No sea que les despedace, y no haya quien les libre.”

Por tanto, Si todavía Dios te está Concediendo, como un Regalo Bajado del Cielo, el Escuchar su Santa y Divina Palabra, No la Desprecie ni le des Oídos Sordos; No. ¡Obedécela, para que te vaya bien, y sean prolongados tu días sobre la tierra; y para que al morir, no seas condenado eternamente!

¡Aprovéchate ahora mismo, y clámale a Dios Misericordia y Perdón por todos tus pecados, apoyándote en el Señor Jesucristo como Único Mediador, y Dios No traerá este juicio sobre ti, sino sobre otros!

“Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” Dice en 2 Tesalonicenses cap. 2 versos 11 y 12.

¡Que tal cosa No te ocurra a ti, Ven al Señor ahora mismo, y Arrepiéntete de tus pecados! ¡Que la Misericordia y la Gracia de Dios sean Contigo! ¡Amen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada