miércoles, 23 de junio de 2010

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.“ salmos 34 verso 7.

(Segunda parte)

Lo Segundo que Dios nos Enseña es: Que El Protege y Defiende de una manera Especial, Exclusiva y Particular al que le ha Cambia su Posicion o Estatus, es decir, al que se ha Arrepentido de sus pecados, ha Clamado misericordia y se ha Refugiado en Jesucristo:

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.“ salmos 34 verso 7.

Dios mismo, en la persona del Hijo, nuestro Bendito Señor Jesucristo, esta de una manera Especial, Exclusiva y Particular con cada uno de aquellos que ya hemos Abandonado nuestra conducta Rebelde y Pecaminosa delante de Él, y ahora le seguimos fielmente, en todo lo que El nos Manda en su Divina Palabra.

Porque, ¿Y Quién es el Ángel de Jehová o del Señor, en el Antiguo Testamento, sino Dios mismo, en la Persona del Hijo, Jesucristo? Por eso cuando el Ángel de Jehová o del Señor, se le aparece a Gedeón para encomendarle la tarea de luchar contra los Madianitas y colocarlo como juez sobre Israel, el pensó que iba a morir; Jueces cap. 6 versos 12 al 14, 16, 22 y 23: “12 Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. 13 Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. 14 Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? 16 Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre. 22 Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara. 23 Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás. “Es decir, que el Ángel de Jehová o del Señor, es Dios mismo, en la Persona del Hijo, Jesucristo, por eso el Señor le dijo a Gedeón: “Paz a ti; no tengas temor, no morirás.“ 

Y también, cuando el Señor quiso traer a Sansón al mundo para utilizarlo como juez en Israel, y se le aparece a su papá Manoa y a su mamá; su papá le dijo a su mujer, que de seguro iban a morir, porque vieron a Dios mismo; sin embargo, a quien habían visto era al Ángel de Jehová o del Señor; Jueces cap. 13 versos 2, 3, 6, 17, 18, 21 y 22: “2 Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. 3 A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo 6 Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su nombre. 17 Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? 18 Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es Admirable? 21 Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová. 22 Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto. “Ellos entendieron que el Angel del Señor es Dios mismo, por eso dijeron, asustados y atemorizados: “Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto “.

Ahora bien, cuando Manoa le pregunta al Ángel del Señor, cúal era su nombre, qué le responde este: “Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es Admirable?  “. ¿No es ese mismo uno de los Nombres Exclusivo y Singulares del Señor Jesucristo? ¿No era que ese Nombre que también se le conocía en Antiguo Testamento? Claro que sí. Como bien Dios lo confirma en Isaías cap. 9 verso 6: “6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Entonces es Ese, Glorioso Señor Jesucristo, que en su Oficio de Mediador por los que componen su pueblo, “acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende “.

El “acampa alrededor “; No dice que está al frente de sus Discípulos, tampoco dice que está al lado, ni mucho menos dice que está detrás, No. Más bien dice que El “acampa alrededor “; En otras palabras, el Señor Jesucristo, nos cubre completamente; ya que El, al mismo tiempo, está de frente, a los lados y detrás, de cada uno de los que hemos depositado toda nuestra esperanza, y confianza en El. El es nuestro Gran y Todopoderoso Protector.

Pero El no solo nos cubre con su Majestuosa Presencia, sino que también “acampa “; Es decir, El se detiene y permanece con nosotros en medio de nuestras distintas situaciones en las que nos vemos involucrados en este mundo de pecado, injusticia y maldad. El está presente en nuestros momentos de alegrías, para producir gozo y alabanza, pero también está presente, en nuestros momentos de angustias, para reanimar nuestras almas, y producir fe y esperanza. No hay una situación en la que estemos pasando ni un momento de nuestra existencia, como Discípulos de Jesucristo, que El no esté con nosotros, de una manera Especial, Exclusiva y Especifica. “20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. “dice el Señor Jesucristo en Mateo cap. 28 verso 20.

Pero no solo nuestro Señor Jesucristo es Nuestro Escudo Protector, y, como Dios, nuestro amparo y fortaleza, sino también, Nuestro Defensor. Quien lucha a favor de nosotros.

Ya con su papel de Protector era más que suficiente para debilucha criaturas como nosotros, sin embargo, El dice: No; Yo también Soy su Defensor. Cualquiera que se atreva ponerle un dedo encima, o hacerle algún daño, o engañarles, o invente calumnias y mentiras con respecto a mis Discípulos, Yo los Defenderé; Mi Todo poder será empleado, de una manera especial para combatir contra todo aquel que quiera hacerle algo a ellos. No importa el poder económico, político, militar, físico, delincuencial o social; No importa, Yo los defenderé. Porque “1 De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan. “Salmos 24 verso 1.

No importa que sean Naciones, inclusive que quiera hacerle algún daño a mis discípulos, Yo los Defenderé, como bien digo en Isaías cap. 43 versos 2 al 5: “2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. 3 Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. 4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. 5 No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré.

Por tanto, ¡Oh, Queridas y Queridos Discípulos de Jesucristo, No teman a Nadie ni a Nada, nuestro Bendito, Glorioso y Todopoderoso Señor Jesucristo, está a nuestro alrededor, para servirnos de Escudo, pero también, para Defendernos de lo que nos venga, y de quien o quienes no quieran hacer algún daño! ¡Acudamos ahora mismo ante el trono celestial, y Agradezcámosles ésa, tan Bondadosa, Misericordiosa, Desinteresada y Voluntaria Disposición a nuestro favor!

“35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. “Romanos 8 versos 35, 37 al 39.

Y tú, que vagas si este Gran Protector y Defensor en este mundo, estás en una situación muy, pero muy difícil, ya que te encuentras peleando con tus debiluchas manos contra la muerte que te puede abatir en cualquier momento, por medio de la delincuencia, o de las enfermedades, o de la desnutrición, o de las guerras, o de los pleitos y balaceras, o de los acontecimientos mandados por Dios, a través de la naturaleza. ¡Cuan difícil es tu situación; Deberías de estar temblando!

Sin embargo, el Gran Señor te dice en Isaías cap. 1 versos 6 al 9: “6 Buscad a al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 8 Porque mis pensamientos no son sus pensamientos, ni sus caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que sus caminos, y mis pensamientos más que sus pensamientos. “. En otras palabras, si Te Humillas delante de Él y le Clamas Misericordia, Refugiándote y Confiando en la Obra Realizada por el Gran Señor Jesucristo, El Perdonara tus pecados, te Adoptara como su hijo; y entonces, y solo entonces, Sera tu Protector y Defensor.

¡Dios Bendiga, ésta, su Consoladora y Estimuladora Palabra en cada uno de nuestros corazones! ¡Amén!

(Nota: Lo Tercero, Cuarto y Quinto que Dios nos Enseña en estos textos lo continuaremos considerando mañana, si Dios quiere)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada